RSS

lunes, 26 de abril de 2010

La ciberdemocracia o cómo "ser más popular"

    Es posible decir que no existe una definición concreta de ciberdemocracia. Pero tampoco existe una en particular para democracia y todo el mundo sabe, más o menos, de qué se trata. Sin embargo, para llevar  acabo esta pequeña investigación es preciso que esablezcamos un concepto común a todos, que nos permita hablar del mismo tema sin llegar a malentendidos.

    De esta forma, se entendería como ciberdemocracia a un nuevo sistema político que atiende a una difusión interactiva, es decir, se fomenta la comunicación representante-partido-ciudadano, de forma que existe una mayor participación activa y la política se hace más cercana y deja de ser el producto de unos cuantos.

Sin embargo, no todo es tan bonito como lo pinta la teoría. A la hora de la verdad, hay que reconocer que, salvo en casos excepcionales, la comunicación partido-ciudadano sólo transcurre en un único sentido, es lineal. Así, los políticos publican la información que desean en su web, o aquella que representa a su partido, pero evitan aceptar comentarios o contestar a pregunas.

    Pero tampoco los políticos "son los malos", ya que muchos de los que comentan en esas páginas no aportan reflexiones, sugerencias o propuestas para debates, sino que se dedican a criticar negativamente, descalificar o ponen su atención en temas extracurriculares, por lo que la aportación ciudadana es en vano.

    Además, es notorio el cambio que experimentan las webs cuando están en época de campaña y cuando no. En la primera, la promoción que realizan resulta casi invasora, al tiempo que exaltan los valores de comunicación interciudadana y con el partido. Sin embargo, una vez ganadas o perdidas unas elecciones, la cosa cambia completamente, llegando, en algunos casos, a abandonarse el blog/web por completo.

     Una de las razones que hace que aún no esté extendida la ciberdemocracia es el hecho de que los políticos aún no lo ven como un medio suficientemente y, es más, saben que no poseen el control sobre él como lo poseen en otras tecnologías informáticas. Sin embargo, es preciso destacar la fuerza que tienen últimamente las rees sociales, los eventos, los foros y los blogs, sobre todo, es una potencia creciente en cuanto a jóvenes se refiere, por lo que los partidos deberían velar por utilizar un lenguaje que entienda la juventud: internet.

     No es nada nuevo el tema de la filtración que realizan los medios de comnicación masivos como la televisión o los diarios, por no hablar de que han de ceñirse a la ideología de la cadena o empresa, por lo que es preciso que haya un medio que haga llegar a la población toda  aquella información que no es suministrada en los citados medios. Además, con internet se lesofrece la posibilidad de poder debatir y discutir esa información tanto entre votantes como oponentes, lo que aporta una serie de reflexiones muy valiosas y enriquecedoras, así lo demuestran varios estudios realizados en EEUU.
 "Cuando los ciudadanos individuales, las organizaciones y los emprendedores políticos se implican en un proyecto autónomo para rediseñar el proyecto político, internet se conviete en la plataforma adecuada" - Castells
De nuevo, es preciso analizar las dos posibilidades que pueden surgir a raçíz del uso de internet:

  • Reforma de los sistemas de comunícación de manera que se produzca una mayor interacción ciudadana y que la información pueda ser debatida y corroborada.

  • Mantenimiento de los sistemas convencionales de marketing y promoción con la diferencia de que ahora ésta se realiza en la red.
    También es preciso añadir que, en la actualidad existen cuatro formas o técnicas de comunicación política en red: información online, consulta con los partidos políticos, representantes u otros votantes, solicitud de mejora o cambio de situaciones actuales, o voto online. Algunas de éstas están ya bastante extendidas y otras se encuentran en vías de desarrollo. Pero es preciso que sea el ciudadano el que ponga de su parte en informarse acerca de los servicios que le puede ofrecer el gobierno político.

     Por último, creo conveniente citar algunos de los referentes que pueden servir como una mayor profundización o como ejemplo de lo expuesto anteriormente. Así, es preciso destacar las campañas respectivas de Howard Dean (2003) y Barack Obama (2009) en las que su presencia en internet y en los medios interactivos fue tal que les permitió enerar un gran número de seguidores, (aunque no significa que ganaran las elecciones, como en el caso de Dean). Lo importante en ambos casos, es que se promovió la participación ciudadana y la interactividad con los representantes de los partidos, lo que los hizo más cercanos y mejoró su imagen de cara al público. Además, no hay más que recordar el famoso lema "Yes, we can" que ha llegado a todas partes del mundo y que surgió de una canción de Will.i.am:

1 comentarios:

Borja dijo...

Muy buen artículo y muy bien explicada la ciberdemocracia. Eso sí, creo que este método mejor con el concepto de ciberpolítica, ya que el único objetivo de sus creadores o usuarios no es otro que conseguir réditos políticos, lejos de crear un verdadero foro con un debate sano, aunque, a decir verdad, esto, en nuestro país, es una utopía, que muy probablemente nunca llegará a cumplirse. Poco importa ya la ley, la democracia o algunos de los valores supremos que se reflejan en nuestra Constitución, el objeto del político, ya sea a pequeña (municipal) o gran (comunitario/estatal) escala, y lo sé por propia experiencia, es utilizar el sistema como un instrumento personal.

Publicar un comentario

¿Cuál crees que es el tema que más preocupa a la población?

Se ha producido un error en este gadget.